La depresión en la mujer: ¿Por qué el mismo tratamiento que en el hombre?

¿Por qué la mayoría de las enfermedades se tratan con los mismos medicamentos o dosis de fármacos independientemente del género?

El hecho de que uno sea hombre o mujer puede ser importante por:

  • la incidencia (Influencia de determinada cosa en un asunto o efecto que causa en él)
  • prevalencia (proporción de individuos de un grupo o una población que presentan una característica o acontecimiento concreto en un momento o en un período determinado)
  • progresión
  • respuesta al tratamiento

Para la depresión u otros trastornos psiquiátricos e, incluso, para otro tipo de enfermedades.

Quizá, esto no sea demasiado sorprendente, ya que algunas hormonas conducen a las diferencias de género durante las etapas de crecimiento de la vida, que también son responsables de los distintos mecanismos de funcionamiento en hombres y mujeres.

Teniendo en cuenta estas distinciones entre mujeres y hombres sanos, son absolutamente reales las desigualdades entre individuos, destacando en aquellos que conducen a diferencias en la fisiología, particularmente a nivel del cerebro y en la forma de conectarse las neuronas.

Todo ello se encuentra comprendido en los niveles anatómicos, hormonales y otras moléculas reguladoras, e incluso factores culturales. Estos factores pueden contribuir o dar lugar a diferentes efectos y resultados en enfermedades como la depresión, el trastorno obsesivo compulsivo, la esquizofrenia, el autismo, el dolor neuropático, etc.

Estas variedades sustanciales son las que provocan las diferencias para desarrollar enfoques potenciales de tratamiento en trastornos psiquiátricos/neurológicos según el género de las personas afectadas.

Una vez asumido por todos estas circunstancias serán posibles tratamientos más efectivos y seguros para todas las personas afectadas por estas enfermedades tan devastadoras y que tanto sufrimiento individual, familiar y social provocan.

Fecha: Martes, 12 Marzo, 2019