El deterioro cognitivo leve (DCL) es un paso intermedio entre el deterioro esperado del envejecimiento normal y los primeros pasos de la demencia.

Deterioro Cognitivo Leve (DCL)

Conlleva problemas de memoria, lenguaje, orientación, pensamiento y juicio, que son más importantes que los cambios relacionados con la edad, pero no lo bastante graves para alterar la vida diaria. El DCL puede incrementar el riesgo de avanzar hacia una demencia, siendo la más habitual el Alzheimer. Durante el proceso, no es infrecuente experimentar otros síntomas como depresión, irritabilidad y agresividad, ansiedad y apatía.

No hay una causa concreta de DCL, del mismo modo que no hay un sólo resultado para esta alteración. Los síntomas pueden permanecer invariables durante años, progresar hacia una demencia o incluso mejorar. La edad de aparición comienza alrededor de los 55 años.

Los cambios observados en el cerebro se han obtenido de los estudios necrópsicos, y pueden ser análogos a los observados en el Parkinson, Alzheimer, o la demencia de Lewy. Así mismo, se han encontrado alteraciones Cerebrovasculares o de reducción del flujo sanguíneo cerebral.

Los cambios estudios de imagen del cerebro (TAC, RM, PET-TAC…), muestran que algunos pueden estar relacionados con DCL:

  • La reducción del hipocampo
  • Las placas de proteínas beta-amiloide en todo el cerebro
  • El agrandamiento de los depósitos del líquido céfalo-raquídeo
  • La reducción de la utilización de la glucosa (principal fuente de energía de las neuronas), etc.

Los factores de riesgo más importantes para el DCL son:

  • Aumento de la edad
  • La presencia, no siempre, de una forma específica del gen conocido como APOE - e4.
  • Otros factores del estilo de vida que se han relacionado con el DCL
  • Micro traumatismos cerebrales recibidos en deportes de contacto como el boxeo, rugbi…

En general, aproximadamente, entre el 1 y el 2% de los adultos mayores desarrollan demencia. Entre las personas mayores con DCL, los estudios sugieren que del 6 al 15% desarrollan una demencia.

Un grupo de expertos internacionales han desarrollado un protocolo para diagnosticar el DCL. Está basado en 5 puntos, a los que hay que añadir: una exploración neurológica, pruebas de laboratorio, pruebas de imagen cerebral y una prueba del estado mental.

Actualmente no hay medicamentos para el DCL u otros procedimientos específicamente aprobados por la FDA Norteamericana y la CE, aunque sigue siendo un área específica de investigación permanente para mejorar los síntomas o prevenir su aparición. Entre tanto, son recomendables algunas medidas que pueden ayudar a mejorar la memoria y la función mental, como son:

  • El control de la presión arterial
  • Tratar la depresión
  • Tratar la apnea del sueño

Los resultados de los estudios del estilo de vida y otros remedios populares como la dieta, el ejercicio u otras opciones de vida saludable para prevenir o revertir el deterioro cognitivo han sido contradictorios. Tampoco han dado resultado la utilización de los suplementos vitamínicos, vitamina E, ginkgo…

Dentro de las herramientas en el ámbito de la Neuromodulación, la Estimulación Magnética Transcraneal Profunda es la técnica menos invasiva con las que se aborda el cerebro. Se encuentra avalada por numerosos estudios de investigación de prestigiosas universidades y hospitales de todo el mundo, y ha sido probada con éxito y autorizada en USA, Europa, Canadá, Japón…, y algunos países sudamericanos para el tratamiento de procesos neurológicos y psiquiátricos. (Deep TMS BrainsWay System)

El tratamiento del Deterioro Cognitivo Leve, se orienta hacia la recuperación de la memoria y delestado de ánimo, principales alteraciones observadas al comienzo del proceso. Para ello se utilizan frecuencias excitatorias a 10Hz, dirigidas simultáneamente a estructuras corticales y subcorticales. La terapia de Estimulación Magnética Transcraneal Profunda, consiste en 16 sesiones de tratamiento, 3 por semana en días alternos durante 4 semanas consecutivas, y 1 sesión semanal durante 4 semanas. Pasadas 8 semanas de la conclusión del tratamiento, se procede a valorar las funciones cognitivas, el estado de ánimo y el desempeño de actividades frente a la vida diaria.

Se administra sin preparación previa, sin interrupciones y de forma ambulatoria, por lo que no interfiere con las actividades de la vida diaria; tampoco produce efectos secundarios ni a corto ni a largo plazo, y puede ofrecer una alternativa, o complemento a los procedimientos establecidos tendentes a mejorar el Deterioro Cognitivo Leve o detener su evolución.

Once años de utilización y contacto directo con la Estimulación Magnética Transcraneal de Superficie, garantizan y avalan un mejor aprovechamiento de la nueva aparición de la Estimulación Magnética Transcraneal Profunda.