El tratamiento de la enfermedad Neurológica y Psiquiátrica está comprometida por la laxitud en la última década de la poderosa industria farmacéutica en el desarrollo de nuevos medicamentos para el SNC, con un 50% menos de posibilidades del llegar al mercado y un 30% por delante para otras indicaciones como las enfermedades cardiovasculares o el cáncer. Por lo tanto, una nueva forma “no farmacológica” de tratar las enfermedades relacionadas con el cerebro es de importancia crucial si se quiere avanzar en el tratamiento de estos procesos más debilitantes.

Curiosamente esta metodología ya está disponible, aunque de forma muy contenida.

La implantación de electrodos en el cerebro se realiza desde hace 70 años, aunque los últimos 30 se han caracterizado por una ralentización en la tecnología novedosa para la estimulación cerebral, en contraste con el avance tecnológico de dispositivos de consumo como móviles inteligentes u ordenadores personales.

Para que la Neuromodulación (NM) llene el vacío dejado por la pasividad de la industria farmacéutica en la neurociencia, debe madurar hasta convertirse en una sofisticación que vaya más allá de la tecnología de la última centuria. Para que ocurra es preciso un salto evolutivo en la tecnología de NM en beneficio de pacientes con trastornos psiquiátricos y neurológicos.

El futuro de la NM depende de 3 pilares fundamentales:

  • mejor comprensión del cerebro.
  • destacada tecnología
  • integración de la inteligencia artificial
MÁS INFORMACIÓN