Deterioro Cognitivo Leve (DCL)

Los accidentes Cerebrovasculares (ACV) se producen por hemorragia (sangrado), o por isquemia (falta de sangre), y ambos ocasionan una alteración en el funcionamiento cerebral proporcional al daño causado.

Las lesiones que con mayor frecuencia se observan en estos procesos, son las que afectan al movimiento de las extremidades de un mismo lado, al campo visual, a la comprensión, al habla y lenguaje (afasia) y a la deglución.

La localización de la hemorragia en el cerebro puede situarse en su interior, a su alrededor o entre las cubiertas que lo envuelven, y proviene directamente de una de las arterias o venas del mismo. No sucede igual con el accidente vascular isquémico, que puede originarse a distancia del cerebro por un coágulo o un trombo proveniente de la circulación general, del corazón, de la circulación de cuello o del propio cerebro, produciendo una trombosis o embolismo arterial, o por la reducción del flujo de sangre temporalmente (hipoperfusión).

El ACV es la causa más frecuente de discapacidad del mundo occidental y la segunda causa de muerte.

Estos procesos, en la fase aguda, se benefician, considerablemente, de la evacuación quirúrgica de la sangre y la endarterectomía carotídea, o de la trombolisis (disolución química del coágulo) respectivamente. Posteriormente, hay que vigilar la TA, mantener un tratamiento farmacológico, e higiénico-dietético indefinidamente para evitar la recurrencia.

El proceso Rehabilitador es conveniente iniciarlo de forma precoz y prolongarlo, en ocasiones, durante más de un año. La mejoría funcional bien evaluada, dirigida y estimulada, persiste hasta 10 años después.

En el ámbito de las Neurociencias, la Neuromodulación modifica y armoniza la actividad nerviosa mediante el suministro de agentes farmacéuticos, eléctricos, mecánicos o directamente a una zona diana. Dispone de herramientas tecnológicas que actúan específicamente sobre estructuras neurales.

La terapia de “Neuromodulación”, debe considerarse para pacientes seleccionados a través de una evaluación multidisciplinaria, bien como complemento de otro tipo de atención, o como alternativa cuando los síntomas no responden adecuadamente a medidas más conservadoras, por ejemplo, cuando los fármacos existentes son ineficaces o se convierten en un problema por el desarrollo de tolerancia, adicción, efectos secundarios adversos o toxicidad.

Las terapias de Neuromodulación siguen experimentando el refinamiento mediante la investigación permanente que dilucida sus efectos y perfecciona sus aplicaciones.

Las armas principales de Neuromodulación de las que disponemos se clasifican en “invasivas” y “no invasivas”.

Entre las “no invasivas”, desde hace poco tiempo se ha sumado al cuantioso arsenal terapéutico del que disponemos, la Estimulación Magnética Transcraneal Repetitiva Profunda, que deposita pulsos de energía electromagnética en dianas específicas que controlan los centros, nodos y circuitos corticales y subcorticales. Los estímulos de alta frecuencia en la circunvolución frontal inferior del hemisferio derecho, mejora considerablemente la afasia. O bien, la estimulación del área motora interhemisférica de la pierna, provoca una mejoría ostensible en la velocidad de la marcha.

Las bobinas de estimulación, H-Coil, embutidas en un casco (Helmet) y desarrolladas en función de la citoarquitectura tridimensional del cerebro, permiten estimular circuitos y nodos subcorticales, no sólo sinapsis transcorticales como sucede con la Estimulación Magnética convencional.

La Estimulación Magnética Transcraneal Profunda, es un tratamiento no invasivo, seguro y eficaz, que se administra con carácter ambulatorio sin provocar efectos secundarios sistémicos ni interferir con las actividades de la vida diaria.

La Estimulación Magnética Transcraneal Profunda, es una terapia complementaria que se suma al arsenal terapéutico del que disponemos para su manejo, cada vez más abundante y sofisticado: robótica, realidad virtual, estimuladores nerviosos, cintas rodantes programables, sistemas de desgravitación porcentual, plataformas inteligentes de equilibrio…, además de las terapias tradicionales de Rehabilitación.

La utilización, el manejo y la experiencia tras 11 años de contacto permanente con la Estimulación Magnética Transcraneal de Superficie, garantizan y avalan un mejor aprovechamiento de la Estimulación Magnética Transcraneal Profunda.

El tratamiento de Estimulación Magnética Transcraneal Profundo para la rehabilitación del Accidente Vascular Cerebral, ha sido aprobado por la CE en Octubre del 2014.